Mayo de 2015 - Nº 43  
 
 
 
 
 
 
     
 

En la campaña 2014/15 las partidas de soja provenientes de la zona núcleo pampeana registraron –por tercer año consecutivo– un bajo nivel proteico. Pero eso fue compensando por un incremento del contenido de aceite.

El promedio de proteína de soja de primera y de segunda siembra en 2014/15 fue de 37,3% versus 37,2% y 37,1% de las dos campañas anteriores, según datos obtenidos por el equipo de técnicos del Laboratorio de Calidad Industrial y Valor Agregado de Cereales y Oleaginosas de INTA Marcos Juárez (ver cuadro 1).

“Los altos rendimientos que caracterizaron a las tres campañas hicieron que se volviera a cumplir la relación inversa rendimiento/proteína”, indicó un informe realizado por el equipo coordinado por la investigadora del INTA Martha Cuniberti.

En soja de primera el valor en 2014/15 fue más bajo (36,1%) que en soja de segunda (38,5%). “Se trata de una relación esperable, ya que la soja de segunda rinde siempre algo menos que la soja de primera”, señala el informe.

Sin embargo, el porcentaje de aceite en la última campaña fue de 23,9% contra 21,7% y 22,1% en las dos campañas inmediatas anteriores. “Eso hizo que subiera el Pofat (sumatoria de proteína + aceite) de 58,5% en la campaña 2013/14 a 61,2% en la 2014/15. Un alto de Profat es un aspecto deseado por la industria”, explica el informe del INTA.

La campaña sojera 2014/15 además se caracterizó por buenos rendimientos con escasa presencia de granos dañados y verdes, presentando muy buen aspecto, color, peso de mil granos y peso hectolítrico.