Octubre de 2012 - Nº12  
 
 
 
 
 
 
 
     
 

Funcionarios del Ministerio de Agricultura de la Nación elaboraron un proyecto de ley sobre propiedad intelectual de creaciones fitogenéticas que será enviado al Congreso en las próximas semanas.

El principal cambio contenido en el proyecto es la figura de uso propio oneroso, por medio del cual se establece que los empresarios agrícolas estarán obligados “al pago de los derechos de obtentor al reservar semilla de uso propio de una variedad protegida” y que dicha reserva “en ningún caso podrá exceder a la cantidad de semilla originalmente y legalmente adquirida”.

El uso propio gratuito de los cultivares protegidos quedará reservado a un grupo de agricultores que, en principio, serán los que integran el Registro Nacional de Agricultura Familiar. El proyecto, además, establece que el directorio del Instituto Nacional de Semillas (Inase) podrá determinar “la inclusión, eliminación y/o continuidad de cada agricultor en la categoría de agricultor exceptuado” del uso propio oneroso.

Al respecto, las autoridades de la Sociedad Rural Argentina (SRA) enviaron una carta al presidente del Inase, Carlos Ripoll, en la cual manifestaron la necesidad de que el proyecto considere los eventos biotecnológicos para “evitar que en un futuro, no muy lejano, la Ley de Patentes anule el derecho del productor establecido por la Ley (de Semillas) vigente y el proyecto de ley que se enviará al Congreso para su tratamiento y posterior aprobación”.

“Entendemos que en el futuro debería establecerse un sistema único de pago a través de un canon tecnológico que abarque el pago del germoplasma como así también el de los eventos (biotecnológicos) que contengan las semillas, para facilitar las relaciones comerciales y salvaguardar al productor de reclamos posteriores”, indicó la carta enviada por la SRA al Inase.